Especial para el verano

 

En Hayes Producciones nos gusta cocinar con los vegetales de la época, tanto por su sabor como por los colores vivos de los alimentos en su época. Es por ello, que hoy recordaremos la historia de esa gran amiga de la mesa chilena, esa que llena de felicidad a los comensales: las Humitas.

La preparación básica se prepara moliendo los granos de choclo junto con cebolla picada, un poco de leche y albahaca hasta obtener una masa, la que va envuelta en hojas tiernas del mismo choclo y se cocinan en agua con sal (y todos los aliños que usted quiera ponerle). Al servirse pueden o no llevar azúcar, o una buena ensalada a la chilena.

El sustantivo humita se deriva de la voz quechua humint’a. Las humitas son un plato amerindio que, según la literatura, se comía a la hora del té o del café y desde ahí se popularizó en los almuerzos y en algunos países, incluso en el desayuno.

Receta Humitas a la Chilena

6 a 8 choclos
1 cebolla picada en cubitos
1 cucharada de margarina
Ají color
1 ramita de albahaca.
Leche (se va viendo cuanto se necesita según la humedad de la pasta). Sal

Corte las hojas de los choclos cerca del tallo y resérvelas. Hay quienes las ponen a remojar un ratito en agua caliente para que estén más flexibles.
Pique y ralle los choclos con la albahaca.
Saltee la cebolla y el ají de color en la margarina.

En un bol mezcle la pasta de choclos con la cebolla frita.
Aliñe con sal, pimienta y ají o azúcar.
Tiene que quedar de una consistencia más bien clara. Agregue leche en el caso que este muy espesa.

Unir dos hojas de choclo por la parte gruesa, sobreponiendo un poco.
Distribuya en ellas la mezcla y arme humitas haciendo verdaderos paquetes y amarrándolos con tiras de las mismas hojas o con pita.

Cocer en abundante agua hirviendo durante 30 a 40 minutos. Acompañe con ensalada a la chilena (tomate, cebolla y cilantro).